Actualmente los estereotipos asociados a las bodas no están tan definidos como antes. Hoy en día vemos novias casarse con velos cortos, largos, de colores… Cada novia expresa su personalidad a través de su vestido, pero también a través de sus complementos. Por eso la elección de llevar velo (puesto que ya no es algo que se tenga que llevar necesariamente), también responde a los gustos de las novias.

A la hora de escoger el velo de tu boda, hay que tener en cuenta una serie de factores que harán que la elección sea mucho más sencilla. Hay que tener en cuenta la forma del rostro de la novia, ya que dependiendo de la forma de la cara, un velo sentará mejor que otro. Además hay que tener en cuenta la altura de la novia y el estilo que tiene el vestido, para que el velo elegido sea lo más acertado posible. La elección del velo también tiene su punto sentimental, ya que muchas novias deciden usar el velo que usaron sus madres o abuelas, rindiendo así un pequeño homenaje a la familia. También muchas novias llevan el velo de sus amigas o damas de honor para llevarlo como su “algo prestado”.

Hay varios tipos de velos, y cada uno se acercará más o menos a tu personalidad, pero estoy segura que te vas a enamorar de los que vas a ver a continuación.

Empecemos por los velos muy cortos, los conocidos como velo francés. Son aquellos que tapan parcialmente la cara y suelen tener un tejido delicado y fino dejando entrever el rostro de la novia. Son perfectos para aquellas novias que apuesten por un estilo más vintage o que quieren dar todo el protagonismo al vestido con una pieza con especial como esta. Ideales para vestidos cortos o midi.

Foto y velo vía Lucía Be

Foto y velo vía Jennifer Behr Photo

Foto y Velo vía J Picone

Foto y Velo vía Gigi Burris

En cuanto a velos cortos o medios, son muchas las novias que se deciden por este tipo de velos, en los que la atención suele centrarse en el volumen del propio velo, dando una silueta bastante redondeada al conjunto. En este tipo de velos también hay diferentes tipos de medidas, desde los velos que llegan a los codos, hasta aquellos que llegan hasta los dedos de la mano y que suelen parecerse más a los velos largo estéticamente. Los velos cortos favorecen especialmente a los vestidos de talle corto ya que aportan una estética muy de la década de los 50’s. También favorecen especialmente a los vestidos de silueta más recta ya que siguen la línea del vestido aportando un poco de volumen en la parte en la que el velo termina.

Foto Vía Victoria Popova Photography Velo Sewn Right

Foto vía Sarah-Jane Ethan Photography / Velo Laura Fray Bespoke

Foto y velo vía Elise Hameau Photo

Por otra parte, tenemos los velos largos y más clásicos. Éstos se suelen sujetar al peinado con una peineta o tocado y que tienen una gran versatilidad, ya que es muy sencillo colocarlos tanto en peinados de pelo suelto o en recogidos y semi recogidos. Dependiendo de la largura se suelen denominar velo de vals, cuando no llegan al suelo y terminan a la altura de los tobillos, velo de capilla, aquellos que terminan a la misma altura del vestido y suelen ser los más corrientes, y por otra parte están los velos de catedral, aquellos que superan el largo del vestido creando una larga cola con el velo. Este tipo de velos favorecen a todos los estilos de vestido, puesto que admiten muchas posiciones y son muy versátiles a la hora de combinarlos con el vestuario del día de tu boda.

Foto vía M&J Photography / Velo Boa Boutique

Foto vía Liberty Pearl Photography / Velo Michelle Ann May

Foto vía Alen Karupovic / Velo Am Faulkner

Foto vía Samuel Docker Photography / Velo Hermione de Paulas

Foto via White Stag Wedding Photography / Velo regalo de Dama de Honor

Una de las tendencias que más se está viendo en el mundo nupcial últimamente es la de adornar los velos con tocados o coronas de flores o joyas, para darle un toque más sofisticado al look jugando con los complementos. Siguiendo esta tendencia encontramos muchas novias que deciden unir un velo con una corona (normalmente de flores) para conseguir un look más boho. Por otra parte, los bordados o adornos incluidos en los velos también son una de las tendencias que más se están viendo últimamente. Los bordados de flores o motivos florales son una de las elecciones más comunes entre las novias ya que les permite añadir detalles más personales a su outfit nupcial. Ambos tipos de velos, tanto los que se adornan con coronas o tocados, como los que tienen bordados son perfectos para vestidos de diseño simple, ya que completan el look con los complementos.

Foto vía The Lous Photography / Velo Claire Petitbone

Foto vía Luis Calow Photography / Velo Blossom and Bluebird

Foto via Sara Weir / Velo Etsy

Foto Benjamin Wheeler / Velo Zuhair Murad

Foto vía El Hitched / Velo herencia familiar

Foto vía Meghan Lorna / Velo Brides of Solihul

Y para las novias más originales, ¿qué os parece apostar por un velo de algún color o un velo doble?. La primera opción está muy tendencia últimamente ya que permite a las novias diferenciarse y mostrar su personalidad añadiendo un toque de color al clásico look blanco de boda. Los velos dobles son aquellos que tienen dos partes y se suelen sujetar al peinado con una peineta, diadema o tocado para dar un efecto más moderno y algo boho.

Foto vía Noire et Blance / Velo Helena Mareque

Foto y velo Olvis

Foto vía Enchanted Brides Photography / Velo Noon on the Moon

Foto vía Davie & Chiyo / Velo Etsy

Foto vía Enchanted Brides Photography / Velo Noon on the Moon

¿Qué os ha parecido esta selección? ¿Qué tipo de velo querríais en vuestra boda?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies