Sobre bodas no hay nada escrito, al igual que tampoco lo hay sobre decoración. Como siempre digo, cada detalle de la boda tiene que reflejar la personalidad de los novios y ¿por qué no salirse de lo establecido para plasmar esa forma de ser? Muchas veces, cuando pensamos en centros de mesas o decoración se nos vienen a la cabeza flores, velas o papelería. Pero ¿Qué os parecería incorporar otros elementos como objetos silvestres, telas o frutas? En este post me gustaría hablaros de una opción de la que soy abiertamente fan: incluir frutas como elementos decorativos.

Para mis montajes me inspiro en la pareja, en sus gustos y personalidad y no son pocas las ocasiones en las que he añadido frutas como motivo decorativo. Tanto colocadas como un elemento más, que se combina con otros, como en cestas en las que acaparan todo el protagonismo, las frutas son tremendamente versátiles.

Wedding Planner Susanna Príncipe/ RGB Fotografía

Wedding Planner Susanna Príncipe/ Sofía Royo

Uno de los grandes usos que podemos dar a las frutas es empleándolas como centros de mesa. Tanto combinadas con otros elementos como flores o velas como en solitario, las frutas aportan un tono de frescura que encandilará a tus invitados.

Wedding Planner Susanna Príncipe/ Foto José Miguel Villena

Wedding Planner Susanna Príncipe/ Foto José Miguel Villena

 

Como sabéis, para mí la papelería juega un papel fundamental. Desde la invitación (que hará de carta de presentación) hasta la propia papelería de la boda deben ser acordes a la estética y concepto de vuestro gran día. Si hablamos de emplear frutas ¿Por qué no también hacer alusiones expresas a la mismas? En esta ocasión, decidimos combinar frutas a modo de centro de mesa a la par que nombrábamos cada mesa con tipos de fruta. Uvas, pomelos o frutos rojos fueron algunas de las frutas elegidas para vestir las mesas de la boda de Alicia y Sergio.

Wedding Planner Susanna Príncipe/ RGB Fotografía

Wedding Planner Susanna Príncipe/ RGB Fotografía

 

A pesar de que a priori puede parecer una idea para bodas de primavera o verano, también se pueden emplear frutas de otoño o invierno, empleando tonos y texturas propios de esa temporada. Personalmente soy muy partidaria de frutas como la granada que dan mucho juego a nivel estético y permiten conjugarse con otros elementos, jugando con los colores de las vajillas y aportando un toque visual diferente.

 

Wedding Planner Susanna Príncipe/ Foto Manopla Studio

 

Otro de los momentos en los que se puede emplear las frutas es en los diferentes corners de vuestra boda o evento. Si por ejemplo, optáis por una barra de limonada, podéis añadir cítricos para darle un toque de color.

 

Wedding Planner Susanna Príncipe/ Sofía Royo

 

Como inspiración también me gustaría comentaros una serie de propuestas que me parecen de lo más sugerentes.

Emplear fruta como meseros o seatings es una idea absolutamente inspiradora, pudiendo usarse frutas de todas las temporadas. Como he comentado antes, jugar con la papelería me parece una gran opción.

 

Salt Harbor Designs/ Foto Theo Milo Photography

Wedding Planner We Tie The Knots/ Foto Jamee Photography

Incorporar frutas a los caminos de flores de la mesa dará un toque inesperado y diferente que hará las delicias de vuestros invitados.

A Savvy Event/ Foto Claire Dobson Photography

 

Como comentaba anteriormente, las cajas o cestos de frutas (o incluso los fruteros propiamente dichos) pueden emplearse también a nivel decorativo, bien encima de las mesas o bien como alternativa a las famosas cestas de paniculata que tanto gustan.

 

Event Design Jessica Gaestel/ Foto Helena and Laurent

Hello Gem Events/ Foto Fondly Forever Photography

 

¿Os atrevéis a dar el paso?


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies